Elegir

La empleada doméstica de la familia Alcurnia Fufurufa les salvó la vida muchísimas veces a lo largo de esa década: pudiendo envenenarles, cada mañana les perdonó la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.