Elegir

La empleada doméstica de la familia Alcurnia Fufurufa les salvó la vida muchísimas veces a lo largo de esa década: pudiendo envenenarles, cada mañana les perdonó la vida.