Condición humana

Mi abuela se recostaba en la hamaca del portal. Callada, muy callada, contemplaba el ir y venir de las personas. Los miraba profundo como si intentase descifrar lo más hondo de lo humano y solo al cabo de una hora nos revelaba lo que había encontrado:
« ¡La gente sí es moga! »