La tecla 5

Estaba escribiendo una historia en la que el personaje era cincuentón, pero como se me dañó el número 5 del teclado, tuve que quitarle edad. También tuve que modificarle la dosis de insulina, los miligramos de la pastilla para la presión y cambiarle la edad de entrada de los nietos al kinder. Esto es para los que todavía quieran negar que la base material determina la superestructura ideológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.