La tecla 5

Estaba escribiendo una historia en la que el personaje era cincuentón, pero como se me dañó el número 5 del teclado, tuve que quitarle edad. También tuve que modificarle la dosis de insulina, los miligramos de la pastilla para la presión y cambiarle la edad de entrada de los nietos al kinder. Esto es para los que todavía quieran negar que la base material determina la superestructura ideológica.