La Troika

Éramos tres amigas en tercero de secundaria: Daphne, Sakira y yo. De hecho, habíamos sido compinches desde el año anterior. Es decir, una eternidad. Nos llevábamos de maravilla con el resto del grupo y juntas teníamos sobre todo un poder de bloque y hasta adoptamos el nombre de Troika.
Pero un día llegué sumamente alarmada ante Daphne por algo espeluznante que averigüé durante el fin de semana. Que nuestra amiga Sakira era un tronco de gufi, una mentirosa compulsiva que todo este tiempo nos había engañado sobre absolutamente todo. Es decir, las bases completas sobre las cuales levantamos lo que nos unía eran una farsa. Y me enteré de la manera más tonta porque la Sakira me invitó a su casa y se le ocurrió dejarme a solas con su madre y a mi se me ocurrió preguntarle por el hermano mayor de Sakira, el que tenía el deportivo convertible, que la llevaba a surfear cada domingo.

—Qué hermano?, exclamó la madre.

Y entonces mis preguntas seguían y seguían y el castillo de naipes se iba cayendo por completo. Indagué por otras vías y fuentes y no había dudas, nuestra amiga era una mitómana nivel dios. Y sus mentirotas ya nos habían metido en líos a Daphne y a mi en varias ocasiones, y cada vez la Troika había tenido que dar la cara.
Pero eso no fue lo horrible. Lo horrible fue lo que me contestó Daphne: «Ay, Lili, no seas así. ¡Pobrecita! Seguro se ha inventado todas esas fantasías para no sufrir».
Ahí mismo se me cayó la quijada. Y luego cuando la confronté, se puso a llorar y Daphne la consolaba, mirándome con reproche.
Eso debió darme una pista. Tendría que haber sospechado, hacer mis maletas enseguida y marcharme del país.
El asunto es que como yo tenía una pariente que era sociopata manipuladora, desde pequeña supe que esta gente era peligrosa y que te ponían a bailar a su son. Así que me alejé de las dos amigas. Sin peleas ni aspavientos, sino sacando el cuerpo poco a poco. Y en cosa de cinco recreos, la Troika ya era historia. O tal vez nunca existió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.