Vudú

Sola en casa. Lleno dos baldes de agua en la ducha porque van a cortar brevemente el suministro por un trabajo de plomería. En un par de minutos vuelvo al baño y uno de lo cubos está casi vacío. «Vudú», me digo enseguida. «Fantasmas», pienso después. Solo en tercera instancia pienso que el balde podría estar rajado. Reviso y en efecto, está roto. No es que yo no sea científica, solo que mis caminos a la ciencia son más variados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.